Inicio de sesión

 Editor de contenido ‭[1]‬




















  • [1] University of Cincinnati, “Integrative Medicine, Spirituality Improves Outcomes in Urban Adolescents With Asthma”, 14 de abril de 2011.

  • [2] Shane Sharp, “How does prayer help manage emotions”, en Social Psychology Quarterly, Diciembre 2010.

  • [3] Ryan Bremner, “Pray for those who mistreat you: effects of prayer on anger and aggression”, en Personality and Social Psychology Bulletin, 18 de marzo de 2011.

  • [4] Marek Jantos y Hosen Kiat, “Prayer as medicine: how much have we learned?”, en The Medical Journal of Australia, 2007.

  • La oración

  • La oración es el simple acto de conversar con Dios. Significa hablar con el Creador del Universo: ya sea en voz audible o con el pensamiento, durante momentos especiales o comunes, cuando estamos en movimiento o antes de ir a la cama. Es el privilegio que tenemos como sus hijos, una conexión directa con Dios. No hacen falta mensajes de voz, ni llamadas en espera.
  • Algunos ven la oración como una conversación en sentido único o, lo que es peor, una conversación con uno mismo. No obstante, los estudios han mostrado que la oración no solo mejora nuestra calidad de vida (1), sino que en realidad tiene el poder de sanar. Los científicos dicen que las interacciones con Dios por medio de la oración nos dan la capacidad de manejar mejor nuestras emociones negativas (2) y reducir la agresión hacia otras personas (3).

  • Según los investigadores Marek Jantos y Hosen Kiat (4), "[La oración] debería ser reconocida como un importante recurso para enfrentar el dolor y la enfermedad, y para mejor la salud y el bienestar general". La Biblia promete incluso que cuando oramos, experimentaremos " la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento" (Filipenses 4:7).
  • Como lo expresó la escritora cristiana Elena White, "la oración es el acto de abrir el corazón a Dios como a un amigo".

  • Es lo que motiva y desarrolla nuestra relación con él, y cuando dedicamos tiempo a hablar directamente con Dios, descubrimos que él se toma tiempo de responder, y nos transforma con su amor.

La oración intercesora

Y ¿qué diremos de la oración intercesora? En principio, que es un ruego en favor de otro. Siempre hay tres personas involucradas: el que tiene la necesidad, el que tiene poder para suplirla y el que tiene contacto con las otras dos.
El intercesor es el intermediario.
Conoce al necesitado y a la Fuente de provisión, y puede poner la mano sobre ambos.

A través de los siglos, los héroes de la fe creyeron en la oración intercesora. La oración intercesora
es bíblica. En Efesios 1:15 y 16, el apóstol Pablo lo afirma de este modo: "Por eso yo, por mi parte,
desde que me enteré de la fe que tienen en el Señor Jesús y del amor que muestran por todos los santos, no he dejado de dar gracias por ustedes al recordarlos en mis oraciones".
Una oración de intercesión hecha con sinceridad y fervor hacia una persona específica siempre trae como consecuencia, por lo menos, una dote de misericordia divina sobre esa persona.

¡Es algo maravilloso y muy reconfortante el hecho de saber que alguien está orando por ti!

Antes de realizar tu pedido recuerda que...

Tu pedido de oración e identidad es confidencial y no
se hará público. Solamente será conocido por las
personas que estén orando por ti.

1 Juan 5: 14, 15

"Y ésta es la confianza que tenemos en él: si pedimos algo según su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, también sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho."

 

HACER PEDIDO DE ORACIÓN

En la Biblia, hay un pasaje muy alentador que revela lo que sucede cuando alguien intercede por ti. Se encuentra en 1 Juan 5:14: "Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye". ¿Dónde se encuentra nuestra confianza? ¡En él! Nuestra confianza no está en nuestras oraciones. Nuestra confianza no descansa en nuestra fe. ¡Nuestra confianza está en él! El pasaje sencillamente dice: "Él nos oye". Punto. Tú y yo estamos orando sobre nuestras rodillas, buscando a Dios y llegando a ser el eslabón entre el Cielo y la Tierra. Llegamos a ser canales por los cuales Dios derrama las aguas del Río de vida. El poder de Dios es derramado por medio de intercesores.

  • ¿Quisieras aprender a orar?


  • Si quieres hablar con Dios y no sabes como, podemos ayudarte a vivir esta experiencia que cambiará tu vida. Cuando realices tu pedido de oración no te olvides de marcar la opción “Deseo aprender a orar” y completar los datos de email y teléfono (opcional), nosotros te enviaremos información o entraremos en contacto telefónico contigo.